Feminismo y su evolución. Cuando la ley incumple la igualdad de género.

Posted by   Daniel  Pueyo Ariño

 

-Cuanto más te acercas a la profesión de ser periodista, más cuenta te das de la obligación moral que tienes de contar, narrar e informar. Claro está que se da por supuesto que de una manera veraz y rigurosa, encarnando la realidad que ocurre en nuestras vidas.

Queremos ocuparnos sobre el feminismo y su evolución, si bien ha de decirse que para ello no nos bastaría con una hoja o dos de contenidos sobre la materia. Sería un reportaje amplio el que se necesitaría para analizar todo lo que se quiere comunicar. No obstante, se puede hacer un apunte cuidadoso sobre los rasgos más importantes de su evolución, sus inicios y lo que ocurre en éste momento.
Sabemos que es un tema delicado y que como en todas las comunicaciones, tendremos nuestros seguidores y nuestros detractores, pero es la obligación del medio poner de relieve la realidad que nos ocupa, tratando de ser lo más objetivos posible y desde la rigurosidad manifestar que la intención del periodista no es confrontar ni enemistar, pero con rotundo si, decir lo que ocurre, con tus seguidores y tus detractores. Es obvio que no todo el mundo va a pensar ni opinar de la misma manera. Aún demostrando la realidad, en muchas ocasiones nos cerramos en banda por la razón que sea. Muy probablemente aún sin sin argumentos defendemos a ultranza nuestra “realidad”.

 

 

Primero de todo tengamos en cuenta lo que propugna el feminismo:
-Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.
-Doctrina y movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de capacidades y derechos tradicionales que han estado reservados para los hombres.

Leyendo la definición anterior, sobre la efectiva igualdad entre el hombre y la mujer. ¿Alguien ve si hay algún ápice de desigualdad en la siguiente infografía?

 

 

 

hombre mujer tolerancia cero GC

 

 

 

 

Tratando de ser objetivos no se ve ninguna diferencia, se percibe una escrupulosa igualdad de género, que refleja la igualdad que existe cuando un ser humano, del género que sea, maltrata a otro, deja de serlo. Si acudimos a la Ley que emana de la Constitución Española, se ratifica diciéndonos lo siguiente: Artículo 14 de la Constitución Española:

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Pues bien. En la realidad, ésto no es así. La infografía anterior fue publicada por la Guardia Civil en un tweet de su cuenta. Más tarde, tras la queja de las actuales feministas, no sólo lo retiraron, sino que dejaron el del hombre y pidieron perdón ante los medios y desde su propia cuenta de twitter. Ver enlace:

 

http://www.diarioinformacion.com/sociedad/2015/04/02/criticas-guardia-civil-tuit-violencia/1616995.html

Si nos fijamos en la infografía en cuestión, aparece un número de teléfono para las víctimas de maltrato, el ya famoso 016, el que no deja rastro en la factura. En una plena igualdad debería de ser para todos los géneros: en la infografía está señalado para que puedan llamar sean hombres o sean mujeres.

La realidad no es así. Desde éste medio lo hemos comprobado. Sólo atienden a mujeres presuntamente maltratadas por varones en relación heterosexual sean pareja o ex-pareja. Es decir: un hombre maltratado por una mujer en una pareja heterosexual, y hombres o mujeres maltratados en pareja homosexual no están amparados por ésta ley a la carta. No disponen de ningún teléfono ni protocolo alguno. De manera inversa ocurre si una mujer llama a cualquier centro o institución que defienda los derechos sociales. Si llama a la policía, directamente el varón es detenido “por si a caso”, una ley a medida, que se sobrepone al artículo 14 de la C.E. anteriormente citado.

¿Se imaginan que cuando alguien llamara a la policía porque un gitano presuntamente ha robado un bien de algún comercio y éste por el hecho de ser gitano, se le estigmatizara hasta tal punto de que hubiera un protocolo de actuación que exigiera su detención inmediata e ingreso en calabozo hasta sentencia firme del juez en menos de setenta y dos horas?

Queda patente la desigualdad jurídica de género en cuanto a violencia entre géneros se refiere y la estigmatización que sufre el varón por el hecho de serlo.
Al parecer el nuevo feminismo ya no aboga por una igualdad de género real y plausible, sino que aboga por el acoso y derribo de un ser humano por el hecho de ser hombre.
Aquí va un vídeo de Yobana Carril, abogada defensora de hombres desamparados por la ley que a buen seguro les explica la nueva teoría de la igualdad en géneros.

Desde éste medio sólo nos queda aclarar que de ninguna manera vamos a defender el maltrato de ningún género y siempre vamos a condenar los femicidios, pero de la misma manera citamos que también hay asesinatos perpetrados por mujeres y la igualdad brilla por su ausencia: no existe la palabra masculinicidio. Cuando una mujer asesina a un hombre se denomina homicidio.
¿Estamos en una igualdad de género o en una lucha de acoso y derribo hacia el hombre? ¿Puede sonar a venganza el maltrato que muchos hombres han de pagar sin ser pecadores para resarcir tiempos pasados …?